viernes, 11 de abril de 2014

Transiberiano 11 (2013): SemiGobi, una muestra del gran desierto


Camello doméstico en estepas arbustivas. C. Aguilar
La última parada en el breve recorrido por Mongolia central fue en el SemiGobi. Con tan pocos días en el país era imposible que pudiéramos bajar a ver el auténtico desierto del Gobi. En su defecto hicimos una parada con una noche en lo que daban en llamar SemiGobi. Allí montamos camellos, una experiencia que si me la llego a ahorrar hubiera estado mucho mejor, pero no era cuestión de defraudar a nuestros anfitriones. Nada que ver con montar caballos. Los camellos son unos animales malhumorados, comidos por las moscas y con poca empatía con los jinetes. Hay que decir que allí lo que se monta es la forma doméstica de los camellos de dos jorobas, los bactrianos, originarios del Asia Central.

sábado, 5 de abril de 2014

Transiberiano 10 (2013) Valle de Orkhon, pastos y bosques de alerces

Bosques de alerces "podados". César Mª Aguilar
El valle del río Orkhon está reconocido con la figura de paisaje cultural entre los lugares patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. El fondo del valle son extensos pastizales y hacia las colinas pueden verse bosques de alerces. Hay cierta presión en las partes bajas de esos bosques, ya que en la zona pastoreada no hay madera disponible y el fuego es importante para los nómadas, aunque usan mayoritariamente excrementos secos como combustible. Aun así, en las zonas altas se mantienen extensas formaciones de alerces. Una parte del valle tiene la consideración de parque nacional, aunque no hay un lugar de acceso claro como en el Hustai a donde fuimos para ver los caballos de Przewalski.

viernes, 28 de marzo de 2014

Transiberiano 9 (2013) Karakorum, budismo y chamanismo

Monasterios de Tuvkhen en las montañas. C. Aguilar
En la época soviética, Mongolia cayó en la órbita de influencia de Moscú. Su manera de organizar el trabajo chocó con los hábitos de una población nómada. También con sus creencias. Los monasterios budistas fueron clausurados y los monjes encarcelados, se cuenta que más de 10.000 monjes fueron asesinados o enviados a los gulags siberianos tras juicios sumarios. Ya se sabe, la religión era el opio del pueblo y había que acabar con ella. Pero también acabaron con uno de los pocos patrimonios arquitectónicos que tenía un país de gente nómada. Por eso, hoy en día es muy poco lo que se puede ver en Mongolia, aunque están en un proceso de recuperación de aquel pasado cultural. 

sábado, 22 de marzo de 2014

Transiberiano 8 (2013) Hustai y los caballos de Przewalski

Rebaño caballo Przewalski (Equus przewalski). C.A.
El primer destino en Mongolia fue el parque nacional Hustai donde pudimos contemplar los caballos de Przewalski (Equus przewalski), la única especie de équido no domesticado que ha sobrevivido hasta nuestros días. Aunque bien cerca estuvo de extinguirse. Desde antiguo los rebaños de caballos salvajes fueron habituales en toda la estepa euroasiática pero, poco a poco, fueron desapareciendo. El aumento la población humana, su caza y el incremento de los bosques tras la última glaciación los arrinconaron a hábitats marginales. En las pinturas rupestres de la Cordillera Cantábrica ya aparecen representados unos caballos con morfología idéntica a los actuales Przewalski de Mongolia.

viernes, 14 de marzo de 2014

Transiberiano 7 (2013) Mongolia, estepas, rebaños y gers

Grupo familiar de nómadas con varios ger. C. Aguilar
Tras los días junto al Baikal, y con los visados de Mongolia ya listos, tomamos de nuevo el tren en Irkutsk y nos dirigimos a Ulaanbaatar. En día y medio dejamos atrás los bosques siberianos y nos sumergimos en las inmensas estepas de Asia. Y al cambiar de país también el tren cambió de nombre, ahora era el transmongoliano. En Ulaanbaatar nos esperaban una guía y un conductor locales para recorren la parte central de Mongolia en furgoneta. Solo teníamos seis días antes de tomar el avión de vuelta a España, poco tiempo pero suficiente para visitar algunos de los lugares más accesibles del país.


sábado, 8 de marzo de 2014

Transiberiano 6 (2013) El tren circumbaikal

Vieja maquina del tren, hoy en desuso.  C. Aguilar
Uno de las actividades posibles en el lago Baikal es recorrer un tramo de su costa occidental en el llamado tren circumbaikal. Viniendo desde Moscú en el transiberiano podría parecer que, a esas alturas, uno ya debiera estar agotado de trenes como para montarse en otro. Pero el recorrido del circumbaikal no es un tramo más y bien merece la pena hacerlo. A finales del siglo XIX, cuando la vía del transiberiano llegó hasta Irkutsk, el proyecto se encontró con la dificultad de atravesar la región de montañas en torno al Baikal. Superar aquellos desniveles era un problema para los trenes de la época, así que resolvieron trazar la vía siguiendo el río Angara y, una vez en el lago, seguir por la orilla del Baikal. Pero aquello tampoco iba a ser sencillo.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...